Archivos Mensuales: mayo 2014

Especie del Mes – Mono Aullador Rojo (Alouatta Seniculus)

 

En la madrugada, cuando el sol se abre paso entre las montañas, los rayos de luz alcanzan las copas de los arboles dejando al descubierto el nuevo día. Las aves salen a buscar el alimento para sus polluelos, los murciélagos se dirigen hacia sus sitios de descanso y las mariposas abren sus alas para resaltar entre la vegetación; de pronto, como si fuese un fuerte viento, como si un árbol gritara, sale un extraño ruido, un rugido más poderoso que el de un león, todo en el bosque parece que se paralizara, las aves dejan de cantar y solo se escucha el sonido aquel que indica que ya han despertado ellos. La  luz que se filtra por las ramas enciende sus lomos como fuego, es una gran masa roja que se mueve de rama en rama sirviéndose un suculento plato de hojas y frutos de Yarumo, las hembras dejan que sus pequeños bajen de su espalda y se encaminen hacia la búsqueda de un bocadillo mientras que los más jóvenes ayudan en su cuidado; el encargado de la tropa llega al final después de asegurarse que nadie se haya rezagado y con él la tropa está a salvo.

Mono aullador rojo (Alouatta seniculus)

Orden: primates

Familia: atelidae

Nombre científico: Alouatta seniculus

Nombres comunes: mono aullador rojo, mono cotudo

¿Quieres saber cómo son?

Los monos aulladores son los más grandes y fuertes que hay en toda América llegando a medir entre 56 y 92 cm de longitud sin tener en cuenta su cola, la cual les sirve para agarrarse de las ramas cuando se están desplazando, por esta razón se le llama cola prensil. Pueden pesar 8 kg en promedio. Su pelaje es frondoso y de color rojo encendido que le cubre casi todo el cuerpo, tienen una gran barba de color negro que les permite reconocerse bien; los pies, manos y cara son de color negro y no poseen pelaje allí. Su nombre se debe a que pueden generar uno de los sonidos más fuerte entre todos los animales terrestres, ya que tienen en su garganta una gran cavidad que les sirve como caja de resonancia y perite que su aullido se escuche hasta 5 km de distancia.

×